Técnicas que favorecen la conductividad del tejido conectivo (Begoña Delcllaux)

Dra. Begoña Delclaux

       Física y Filosofía                                                                                                                                                                               

Tto combinado pps

Hay cierta relación entre las ideas de la tradición filosófica

del Lejano Oriente y la sustancia filosófica de la teoría cuántica.”

(Werner Heisenberg).

“La física moderna nos lleva hacia una visión del mundo que es

muy similar a la de los místicos de muy diversas tradiciones.

Este paralelismo es particularmente asombroso a nivel de las partículas

subatómicas, de las que toda la materia está compuesta. Sus propiedades

e interacciones tienen un paralelismo innegable con las que describen

 la energía y los principios de la filosofía del Lejano Oriente.”

(Fritjof Capra)

____

  1. El tejido conectivo: un sistema de comunicación.

1.1 El efecto piezoeléctrico.

1.2 La transmisión eléctrica en el organismo.

1.3 La patología como trastorno en la transmisión.

  1. Técnicas que favorecen la conductividad: Medicina Manual y Acupuntura.

2.1 La terapéutica como medio de comunicación e intercambio de información.

2.2 La combinación de técnicas en el tratamiento de trastornos funcionales del aparato locomotor.

3. Presentación de 10 casos clínicos tratados con Medicina Manual y Acupuntura.

1. EL TEJIDO CONECTIVO: UN SISTEMA DE COMUNICACIÓN

El tejido conectivo es el protagonista de esta exposición, que pretende subrayar su versatilidad como tejido elástico, flexible y a la vez resistente, capaz de mutar y transformar su aspecto de acuerdo con la localización y la función que desempeña en cada lugar, pudiendo presentarse fluído – el sanguíneo –, laxo – mucoso, reticular, adiposo, mesenquimal – o denso y resistente – cartilaginoso y óseo –.

Interrelaciona el resto de los tejidos, estructuras y órganos, permitiendo con su flexibilidad la movilidad que éstos requieren, y proporciona asímismo sostén y fijación al ocupar los espacios entre ellos.

Consta de células inmersas en una matriz extracelular que consiste en una red de fibras colágenas y elásticas bañadas en una sustancia fundamental rica en macromoléculas – proteoglucanos y glucosaminoglucanos. La función de esta sustancia es facilitar el paso de oxígeno y nutrientes desde los capilares hasta células y de productos de desecho del metabolismo en sentido contrario. Puesto que todos los intercambios de sustancias se producen a su través, se le puede considerar como el propio medio interno del organismo.

Es el tejido en el que se inicia la reacción inflamatoria. Sus macrófagos y células plasmáticas crean una barrera de defensa y protección y sus mastocitos contienen mediadores químicos de las respuestas inflamatoria e inmunológica.

Representa un importante reservorio y un vehículo de transporte de moléculas de agua, minerales y otros principios inmediatos, disponibles para su inmediata utilización según las necesidades celulares de cada momento.

Pero no es sólo una estructura de cohesión y reservorio, sino también, como su nombre indica, una red conectiva o conductiva: una red de comunicación que conecta los tejidos entre sí y un vehículo de transmisión que conduce y genera energía, entendiendo por energía el flujo y la mutación de partículas y ondas que componen las señales o impulsos de actividad en todas las formas que se conocen: impulsos mecánicos, químicos, térmicos, acústicos, magnéticos, electromagnéticos e incluso eléctricos, fluyen a través de la sustancia fundamental para conectar cada una de las regiones del organismo con el resto.

Son señales que comunican entre sí a todas las células, a todas las regiones, desde las más visibles hasta las microscópicas – los organelos intracelulares –,

transmitiendo una información capaz de alterar la nutrición de los tejidos circundantes y, por tanto, su estructura, su forma y sus propiedades.

La aplicación de técnicas sobre el tejido conectivo – medicina manual, quiropráctica, osteopatía, acupuntura, la propia palpación –, y también las perturbaciones del medio externo, son capaces de provocar mutaciones energéticas que generan y transmiten impulsos o señales:

–    Mecánicas: las tensiones mecánicas dan lugar a variaciones compensatorias de la misma intensidad con el fin de mantener el equilibrio estructural. Asímismo, son capaces de provocar potenciales de acción que se transmiten directamente a través del tejido conectivo enviando información acerca de las tensiones recibidas y las compensaciones requeridas.

–    Térmicas: las variaciones locales de la temperatura contribuyen a alterar la densidad de la sustancia fundamental. Las terapias sobre el tejido conectivo promueven su transformación en un gel más fluído, y favorecen la relajación de la tensión y el espasmo muscular.

–    Químicas: las alteraciones mecánicas y térmicas provocan variaciones químicas en la composición molecular de la sustancia fundamental, favorecen la activación del metabolismo local y del arrastre venoso y linfático de las sustancias de desecho, y con ello una respuesta antiinflamatoria.

–    Iónicas: provocan alteraciones iónicas que dan lugar a cambios en la polaridad de las fuerzas magnéticas a nivel local, que a su vez generan alteraciones compensatorias distales con el fin de mantener la polaridad.

–    Electromagnéticas: se generan ondas electromagnéticos – biofotones – de diversa longitud de onda, debido a que los iones macromoleculares como las proteínas y el DNA, e incluso algunos iones inorgánicos, emiten radiación electromagnética cuando son acelerados. Esta radiación viaja a través del organismo en forma de ondas que sufren reflexión y refracción al encontrar obstáculos como los huesos, los nervios y la piel.

Los profesores de biofísica Fritz Albert Popp, Marco Bischof y Chang Lin Zhang sostienen la existencia de una comunicación intercelular a través de sistemas de conducción que involucran el procesamiento de señales electromagnéticas o biofotones.

–    Eléctricas: la propiedad del tejido conectivo de generar y transmitir energía eléctrica de baja intensidad puede producirse gracias a la disposición paralela de los haces fibrilares del sistema miofascial, que le confieren, además de resistencia, flexibilidad y elasticidad, la capacidad de conducir electrones, protones y otras partículas subatómicas e incluso cierto grado de cristalinidad; es decir, que sus filamentos, largos, finos y elásticos, junto con la red de microtúbulos filamentosos que estructuran el interior de todos los tipos celulares, se comportan como cristales flexibles, permitiendo a este tejido compartir propiedades con muchos cristales orgánicos, una de las cuales es el efecto piezoeléctrico.

 1.1 EL EFECTO PIEZOELÉCTRICO

 La piezoelectricidad (del griego “piezein”, estrujar o apretar) es un fenómeno que fue descubierto y puesto de manifiesto por Pierre Curie en 1.883 y que presentan determinados cristales que, al ser sometidos a compresión, cizallamiento o deformación por tensiones mecánicas, se produce en ellos una separación de cargas positivas y negativas de su centro de gravedad y una movilización de electrones y cargas eléctricas, por lo que adquieren una polarización eléctrica en su masa y una diferencia de potencial en sus superficies, generándose dipolos elementales en su masa.

Esta propiedad la comparten sistemas altamente organizados gracias a su estructura reticular: cristales naturales, como el cuarzo, y sintéticos, como cerámicas y polímeros – éstos sólo tras ser sometidos a una polarización –. Se observa, entre otros, en los termorreceptores de los peces y se emplea en transductores, micrófonos y ecógrafos.

Este fenómeno se presenta también a la inversa, esto es, los materiales se deforman bajo la acción de fuerzas internas cuando son sometidos a un campo eléctrico o voltaje exterior.

Según la ciencia moderna, hay 3 tipos de corriente o conducción: la metálica – que tiene lugar en alambres metálicos –, la iónica – en membranas celulares – y la semi-conducción, como es el efecto piezoeléctrico, sólo posible en sustancias con estructuras moleculares altamente organizadas.

El médico japonés Matsumoto y el profesor inglés Birch sostienen que hay varios tipos de tejido conectivo con propiedades piezoeléctricas.

El premio nobel Szent-Gyorgyi, médico y fisiólogo húngaro, fue el primero en sugerir que las estructuras celulares orgánicas están lo suficientemente organizadas para conducir electricidad mediante la semiconducción a través de cadenas de proteínas, mucopolisacáridos, ácidos nucleicos y otras macromoléculas, capaces de transformar estímulos mecánicos en energía eléctrica, de conducirla hasta los órganos internos y de inducir a su paso una respuesta reparadora. Se generan corrientes de baja intensidad, con movimiento de cargas microscópicas pero capaces de viajar largas distancias y de crear a su paso campos de fuerza.

Los estudios de J. Bossy concluyen que la transmisión de la actividad eléctrica no depende solamente del sistema nervioso, sino que la humedad y los electrolitos son vectores de transmisión eléctrica en el propio tejido conectivo.

En todas las células hay microtúbulos filamentosos interconectados por proteínas puente que, junto con otras estructuras filamentosas como la actina y los centriolos, forman el llamado citoesqueleto, que no es sólo una estructura de sostén, sino que ejerce como red de comunicación entre la membrana celular y los elementos nucleares genéticos.

Los microtúbulos representan reuniones orientadas de dipolos que conforman un gel dinámico cuyas actividades son esenciales para el procesamiento de la información en la organización celular de las funciones orgánicas: la mitosis, el movimiento citoplásmico, el crecimiento, la diferenciación, la modulación sináptica y la liberación de neurotransmisores.

El aparato cardiovascular, el movimiento muscular voluntario, los impactos del medio externo y la continua actividad celular son capaces de provocar la compresión suficiente para generar campos eléctricos que se expanden a través del tejido conectivo, creando señales que alertan a otras células de los movimientos, las tensiones, los efectos gravitacionales de las posturas y las diversas actividades orgánicas.

Es una transducción que puede asímismo desencadenarse por una manipulación manual, digital, una aguja o la ex`posición a un campo eléctrico. La corriente inducida por estimulación de lugares sensibles en la superficie del organismo fluye hacia los órganos internos a través de canales semiconductores de macromoléculas biológicas.

1.2 LA TRANSMISIÓN ELÉCTRICA EN EL ORGANISMO

 Todos los sistemas orgánicos están polarizados.

La célula puede concebirse, in vivo, como un plasma electrónico activado y su vitalidad podría estar determinada por la densidad de portadores de carga. Puede describirse como un elemento de circuito eléctrico oscilante dotado de capacidad y resistencia eléctrica, donde el núcleo representa el componente norte del dipolo y el citoplasma el componente sur y cuyo ADN se comporta como una antena helicoidal de recepción y emisión de señales biológicas.

El plasma humano está caracterizado por un potencial que define su tensión superficial, determinada por el nivel de cargas negativas que impiden la autoaglutinación celular, fundamental para el mantenimiento de la fluidez sanguínea y la calidad de la perfusión tisular. La presencia de cargas positivas eleva la tensión superficial y favorece la patología.

La remodelación de la superficie del hueso está dominada, al menos en parte, por la polarización piezoeléctrica, cuyo desencadenante es la deformación ósea.

El propio efecto gravitatorio crea micro-corrientes que favorecen el proceso de reconstrucción y remodelación ósea como respuesta al stress físico. Se producen a nivel de la unión del semiconductor establecido entre la molécula de colágeno y los cristales de hidroxiapatita y su ausencia explica la osteoporosis acelerada en  astronautas y en condiciones sedentarias durante periodos prolongados.

La epidermis es como una batería con un potencial de reposo de 20 a 90 milivoltios en la que la superficie es positiva con respecto al interior. Se comporta como un radar biológico capaz de brindar información del medio interno y transmitir los parámetros electromagnéticos del medio ambiente hasta los diferentes órganos.

Las investigaciones de Harold Burr, profesor de anatomía en la Universidad de Yale, constataron la existencia de una polaridad cráneo-caudal en los mamíferos, que se orienta con una carga negativa o polaridad norte cefálica y una carga positiva o polaridad sur en la región caudal.

En los diferentes segmentos se han podido registrar, igualmente, estas diferencias de potencial: existe, por ejemplo, una polaridad norte frontal y sur occipital, que se altera durante la anestesia, la electro-analgesia y el sueño fisiológico, en los que

todos los potenciales electrodérmicos en el cuero cabelludo caen, excepto en un punto particular de la coronilla donde se registran los potenciales de vértex.

Existe una relación, clínicamente constatada, entre la polaridad del sistema nervioso vegetativo y los campos magnéticos. El polo sur representa una vertiente simpaticotónica y el polo norte, orientado hacia la piel, tiene un efecto parasimpaticotónico, local o global, según el punto de aplicación.

Por su estructura y su función, el sistema circulatorio puede asimilarse a un sistema de bobinas biológicas, con capacidad de captar y generar campos electromagnéticos y con el corazón como oscilador eléctrico maestro.

El hipotálamo se comporta como una brújula global del sistema.

1.3 LA PATOLOGÍA COMO TRASTORNO EN LA TRANSMISIÓN

 Los desequilibrios y distorsiones producidos a nivel miofascial por la sobrecarga prolongada y reiterada, el mantenimiento de malas posturas, a menudo inducido por stress, los traumatismos y, por extensión, cualquier patología, son capaces de provocar un desplazamiento del centro de gravedad del organismo y una pérdida de la simetría funcional y estructural, con hipertonía de ciertos grupos musculares frente a la falta de tono de los opuestos y manifestaciones clínicas como dolor, tensión muscular, contracturas, tendinitis/osis, debilidad muscular, hiporreflexia, etc.

La asimetría produce alteraciones en la conductividad tisular y en las relaciones entre los sistemas orgánicos, pudiendo afectar no sólo al aparato locomotor, sino al resto de los sistemas.

Toda patología supone una alteración de las diferencias de potencial biológico que precede a la aparición de manifestaciones clínicas. Estas alteraciones provocan variaciones en los mecanismos de polarización de las membranas celulares y en la tensión superficial del plasma, determinada por su nivel de cargas negativas, que impiden la autoaglutinación celular.

La pérdida de electrones favorece la oxidación celular, que es el fundamento del envejecimiento celular, la patología orgánica y la pérdida de vitalidad. Los cancerígenos se caracterizan, entre otras propiedades, por su gran afinidad por los electrones.

2. TÉCNICAS QUE FAVORECEN LA CONDUCTIVIDAD: MEDICINA MANUAL Y ACUPUNTURA.

 La Medicina Manual, la Acupuntura, la digitopuntura, el masaje y todas aquellas técnicas que se aplican desde el exterior del organismo tienen en común su acción directa sobre el tejido conectivo, que no sólo permite, sino además regula de manera activa la transmisión de los impulsos a modo de onda expansiva cuya influencia se extiende mucho más allá del área donde se inició, y siguiendo no sólo rutas neurológicas, sino también trayectos en el propio tejido.

Promueven la conductividad en el mismo, generando la creación de microcorrientes de baja intensidad que permiten restablecer la comunicación entre el resto de sistemas transmisores del organismo – circulatorio, linfático y nervioso.

Favorecen la liberación de la constricción miofascial, lo que reduce la tensión superficial plasmática por debajo de los niveles de riesgo y mejora la comunicación entre el resto de sistemas conectores – la activación de la circulación sanguínea y el retorno venoso y linfático y la regulación de los impulsos del sistema nervioso autónomo.

Representan para el organismo un factor de stress mecánico que origina una reacción defensiva y reparadora. Esta comienza a nivel local, en el nivel metamérico en cuestión y los adyacentes, y provoca:

–       Incremento de la temperatura local por hiperemia y activación de la circulación sanguínea, la nutrición tisular y el retorno venoso y linfático.

–       Activación de fibras Aa, Ab y Ag, lo que inhibe la transmisión a través de fibras Ad  y fibras C, transmisoras del dolor.

–       Inhibición del espasmo y la contracción muscular debidos a un arco reflejo de activación constante de motoneuronas del asta anterior por estímulos del asta posterior.

–       Inhibición de la actividad simpática secundaria a la estimulación de neuronas

preganglionares adrenérgicas.

–       Incremento de la blastogénesis leucocitaria y de la actividad fagocitaria y fibrinolítica a nivel de la sustancia fundamental.

–       Transmisión de microcorrientes a través del tejido conectivo que mejoran la comunicación intertisular.

A nivel plasmático, dan lugar a un incremento de las cifras de cortisol como respuesta al stress – con incremento de la excreción urinaria de 17-cetosteroides –, junto con activación del metabolismo del colesterol y triglicéridos.

A nivel del SNC, aumento de la secreción de neurotransmisores – b-endorfinas, encefalinas, serotonina y GABA –, que incrementan el umbral del dolor y favorecen la regulaci´ón del sistema nervioso autónomo y del sistema inmune – la meta-encefalina activa la formación de linfocitos T.

Los efectos de la inserción de agujas a niveles local y metamérico pueden compararse con los de algunas técnicas manuales que se ejercen sobre puntos o áreas restringidas como las inhibitorias de puntos gatillo y puntos trigger y la técnica de Jones, el masaje transverso de Cyriax y el slap desfibrosante de Moneyron.

LA MEDICINA MANUAL

 La Medicina Manual ejerce su acción de manera directa sobre el tejido miofascial, músculos, tendones, ligamentos, huesos y articulaciones. Utiliza las manos como herramienta primordial para movilizar los tejidos con técnicas desfibrosantes, de estiramiento y energía muscular, de inhibición y potenciación y manipulaciones. Como dijo el doctor Berlinson, “las propias manos del médico curan”. Y es que el tacto es ya un acto terapéutico en sí mismo capaz de promover la relajación de músculos tensos y contraídos, la activación de los tejidos fláccidos y debilitados y la propia conductividad tisular.

Provoca los siguientes efectos, además de los anteriores:

–       Liberación de fibrosis y adherencias tisulares en músculos, tendones, ligamentos y fascias.

–       Relajación de tensiones, espasmos y contracturas.

–       Elongación de tejidos acortados.

–       Corrección articular y postural para promover la simetría funcional, así como la irrigación y el drenaje a nivel local.

–       Activación de mecanismos propioceptivos con el fin de realizar una corrección postural duradera.

 LA ACUPUNTURA

 La Acupuntura utiliza la aguja como instrumento de activación – e inhibición – de los puntos más eficientes y representativos, haciendo una selección a nivel local entre puntos dolorosos, hipersensibles, puntos gatillo y puntos locales de acupuntura, que a menudo coinciden con los hipersenibles y/o dolorosos. Seguidamente se eligen puntos distales, que actúan por vía refleja, según el trayecto de los canales y las leyes de la Medicina Tradicional China.

Hace varios siglos, los médicos chinos observaron que los efectos que producían el a tacto, la presión digital, el masaje y las técnicas manipulatorias no eran meramente locales, sino que determinadas regiones cutáneas se relacionaban con los órganos internos mediante vías reflejas.

Los puntos

Los puntos de acupuntura son lugares específicos a nivel de la red fascial situados alrededor de ramas de vasos sanguíneos y de plexos y troncos nerviosos.

Muchos de ellos se activan cuando los tejidos se contraen, se tensan, torsionan, estiran o rotan.

El médico japonés Yoshio Nakatani estudió en los años 50 la conductividad eléctrica a nivel cutáneo – usando una corriente de 12 voltios – y concluyó que algunos puntos muestran una resistencia a su paso hasta un 50% inferior al resto o, lo que es lo mismo, una mayor conductividad. Los llamó “puntos electro-permeables” o, en japonés, ryodoraku y observó que se correspondían con los puntos de acupuntura.

El francés Jacques Niboyet obtuvo resultados similares y constató que la conductividad es preferente y más rápida entre puntos del mismo canal. Algunos demuestran incluso tener capacitancia; es decir, que son capaces de almacenar carga eléctrica y liberarla lentamente. Sus características eléctricas y radioactivas son diferentes a las de la piel circundante e independientes de las fibras nerviosas subyacentes.

El profesor de Neurobiología de la Universidad de Toronto Bruce Pomeranz ha demostrado que la inserción de agujas provoca corrientes de lesión de hasta 10 micro-amperios y una reducción de la resistencia cutánea local durante varios días, junto con la creación de un área de carga negativa en la superficie.

Asímismo, el profesor francés Maurice Mussat constató que la acupuntura es una terapia de microcorrientes: la inserción de agujas provoca la liberación de microcorrientes eléctricas, sobre todo cuando las agujas son de tungsteno, por lo que su mecanismo de acción puede ser la descarga de diferencias de potencial alteradas.

Los canales.

Según la Medicina China, la transmisión de los estímulos en los organismos vivos sigue con preferencia los trayectos definidos como canales de acupuntura. Representan los trayectos primordiales que dominan la red del tejido comectivo y son rutas potenciales y preferentes de irradiación del dolor. Se corresponden, en parte y en líneas generales, con las rutas de los troncos nerviosos y los vasos sanguíneos principales y con trayectos unilaterales de las cadenas musculares.

El estadounidense Mark Seem sostiene que el sistema de canales es un mapa miofascial primitivo, por lo que activar la circulación en ellos equivale a una liberación miofascial, que favorece la circulación en los sistemas nervioso, arterial, venoso y linfático.

El estadounidense Robert Becker ha descrito un sistema de corriente directa a nivel glial perineural que permite el transporte de pequeñas corrientes en largas distancias sin perder carga y que es diferente del clásico sistema digital de corriente alterna de origen neuronal. Los nervios transmiten potenciales de acción de alta frecuencia, mientras las células de la glía transmiten corrientes cuya frecuencia y amplitud son inferiores – dos a seis centímetros por segundo –, que circulan a través de semiconductores biológicos. Regula, entre otros, la carga eléctrica basal tisular, el neurotrofismo sostenido, los procesos de reparación tisular y puede representar el sistema de canales de acupuntura, que se corresponderían con campos electromagnéticos.

Sostiene asímismo que una señal de lesión es requerida para activar el sistema reparador del organismo y que los puntos de acupuntura, de resistencia eléctrica inferior a la piel circundante, son capaces de provocar cortocircuitos a través de la epidermis, que representan señales de lesión.

 2.1 LA TERAPÉUTICA COMO MEDIO DE COMUNICACIÓN E INTERCAMBIO DE INFORMACIÓN

 Toda terapéutica constituye, en última instancia, un intercambio de información con el sistema biológico que evoca una respuesta en el mismo, provocando una variación en los parámetros de respuesta habitual al estímulo doloroso o nocivo.

La terapéutica puede asimilarse a un campo de información que interfiere con el organismo y sostiene un diálogo con él, por lo que su capacidad para entrar en resonancia con el mismo es determinante.

Con frecuencia estímulos mecánicos, químicos, eléctricos y verbales son capaces de provocar efectos comparables y esto sólo puede deberse a que tienen un denominador común que es la información. Con una aspirina, una manipulación, un masaje, una aguja, un láser o un consejo, pueden obtenerse, en ocasiones, efectos comparables. El único común denominador posible en tales eventos es la información y la eficacia terapéutica está determinada por la capacidad para entrar en resonancia con el sistema biológico.

 2.2 LA COMBINACIÓN DE TÉCNICAS EN EL TRATAMIENTO DE TRASTORNOS FUNCIONALES DEL APARATO LOCOMOTOR

 La combinación de técnicas que actúan sobre el tejido conectivo resullta muy eficiente en el tratamiento de trastornos del aparato locomotor. Una pauta eficaz consiste en la ejecución de las maniobras manuales en primer lugar, porque de ellas se obtiene mucha información acerca de dónde se encuentran los puntos más sensibles, los puntos gatillo – si los hay –, las zonas de hipertonía y debilidad muscular, alteraciones en la piel, etc Es decir, que tienen fines diagnósticos además de terapéuticos y nos permiten seleccionar los puntos más eficaces para el tratamiento con agujas. Estas se colocan y se mantienen durante un tiempo que puede variar entre pocos segundos y 20 o 30 minutos, dependiendo del tipo e intensidad del dolor, de la capacidad de respuesta del sistema inmunológico y de la fortaleza física del paciente.

Para la selección de puntos efectivos, se utilizan los propios puntos sensibles, los puntos gatillo, bandas de constricción y tensión y puntos de acupuntura, elegidos según criterios derivados de la distribución de los canales y las leyes de la Medicina China: puntos distales en el mismo canal, puntos simétricos en el lado opuesto (superior-inferior/derecho-izquierdo/anterior-posterior), puntos en canales complementarios, etc.

 3. PRESENTACIÓN DE 10 CASOS CLÍNICOS TRATADOS CON MEDICINA MANUAL Y ACUPUNTURA

 1- Lourdes, 52 años, acude a la consulta con dolor intenso en hombros y brazos, especialmente en el lado derecho, desde hace 10 meses, con acusada limitación de la movilidad.

La exploración evidencia atrofia muscular con infiltrado edematoso en cintura escapular, hombros y brazos (mortero y pistón), signos de artrosis cervical, con hipersensibilidad destacada en C4, C5, C6, D11 y L5.

AP de carcinoma de ovario con metástasis abdominales y adenopatía supraclavicular diagnosticado en 2.004 tratado con cirugía, quimioterapia, radioterapia y mastectomía profiláctica, dolor en cuello, brazos, lumbares y rodillas.

– Diagnóstico: sobrecarga muscular y articular por artrosis y atrofia muscular con infiltrado tóxico debido a la quimioterapia.

– Tratamiento:

1º Medicina Manual: técnica desfibrosante en inserciones de biceps, supraespinoso, trapezio, escalenos, romboides y redondos, técnica del volante escapular, tracción cervical y glenohumeral bilateral, técnica de energía muscular en D11 y L5.

2º Acupuntura: puntos locales sensibles a nivel de cuello, hombros, brazos, D11, lumbares y rodillas.

– Evolución: mejoría sostenida del dolor y la movilidad desde la 1ª sesión. Acude a la consulta con intervalos de 3 a 6 semanas.

2- María, 37 años, consulta por una cefalea intensa y constante desde hace dos meses que afecta a la región parietal central desde el entrecejo hasta el cóndilo occipital con irradiación a la región dorsal superior y los hombros y contractura cervico-dorsal. Se acompaña de náuseas, malestar general, hipersensibilidad acústica y discreta fotofobia. Se desencadenó en una época de stress intenso y falta de sueño.

Parestesias en EESS, palpitaciones ocasionales y tensión arterial baja.

AP de migrañas sin relación menstrual, vértigo no rotatorio, enfermedad fibroquística de la mama, depresión postparto (tiene dos hijos).

AF de migrañas.

A la exploración muestra tensión muscular bilateral cervical y dorsal en paravertebrales, trapezio, angular de la escápula, romboides mayor y menor, recto y oblicuos occipitales.

– Diagnóstico: contractura occipitocervical que compromete el riego de la arteria vertebral.

– Tratamiento:

1º Medicina Manual: maniobras de liberación miofascial y estiramiento muscular a niveles occipital, cervical, glenohumeral y escapular, tracción occipito-cervical, maniobra del volante escapular y técnicas de energía muscular.

2º Acupuntura: puntos locales a nivel de entrecejo, vértex, cóndilo occipital, puntos sensibles en región cervical, glenohumeral e interescapular y puntos distales según criterios de MTC (en abdomen y pies).

– Evolución: desaparición de la cefalea a las pocas horas de la sesión. Acude a la consulta por contracturas cervicodorsales con intervalos de 4 a 8 semanas.

3- Manuel, 67 años, acude por dolor agudo e intenso en el cuello y el hombro derecho desde hace varios días.

Es un hombre menudo, delgado y fibroso que dice dormir bien, pero tiene cierta tensión emocional y familiar.

A la exploración presenta marcada contractura occipital, cervical e interescapular a nivel de  paravertebrales, recto y oblicuos, escalenos, angular de la escápula, trapezios, romboides y redondos, reflejos conservados.

AP de hernia hiatal, cefaleas occipitales y vértigos y dolor en gemelo derecho.

Padece una o dos crisis de vértigo al año.

– Diagnóstico: contractura muscular occipitocervical por sobrecarga postural, particularmente en angular del omóplato derecho.

– Tratamiento:

1º Medicina Manual: maniobras de estiramiento muscular y liberación miofascial, tracción occípitocervical, técnicas de energía muscular a nivel cervical y dorsal y técnica del volante escapular, masaje transverso de Cyriax sobre las inserciones del angular del omóplato, técnica de Jones sobre un punto hipersensible en angular.

2º Acupuntura: puntos locales hipersensibles a nivel occipital, cervical, interescapular, en hombros y gemelo derecho y puntos distales según criterios de MTC (en manos y piernas).

– Evolución: mejoría de la tortícolis desde la 1ª sesión, requiriendo una sesión más al cabo de 4 días para su recuperación completa de la tortícolis.

4- Belén, 36 años, acude por presentar una dermatitis por dishidrosis en las extremidades distales de los dedos de las manos desde hace 6 meses, con formación de ampollas y grietas con infección frecuente.

Respondió levemente al inicio del proceso a cremas de corticoides y antibióticos, pero ya no responde (dexatavegil, daivobet).

Las pruebas de alergia han resultado negativas.

AP de cirugía por hernias discales C3/C4 y C4/C5 hace 1 año. Dolores cervicales, lumbares, sacroliacos y de la articulación coxofemoral, bilaterales.

Hernia de hiato, con ardor y epigastralgia, digestión lenta y pesada y gases.

Temperamento nervioso y emocional y se encuentra en un momento de stress familiar y laboral.

A la exploración muestra contractura muscular bilateral en paravertebrales cervicales y lumbares, trapezio, angular de la escápula, escalenos, hipersensibilidad en rectos y oblicuos a nivel occipital y dolor a la palpación de C4 a C8.

– Diagnóstico probable: dishidrosis por alteración post-ganglionar simpática post-quirúrgica.

– Tratamiento:

1º M. Manual: maniobras de estiramiento muscular y liberación miofascial, movilización bilateral de la cintura escapular con técnica del volante, técnicas de energía muscular a nivel cervical, tracción de vértebras cervicales.

2º Acupuntura: puntos locales hipersensibles a nivel cervical, glenohumeral, escapular y en el brazo y puntos distales atendiendo a criterios de Medicina Tradicional China.

– Evolución: marcada mejoría de la dermatitis, con regeneración cutánea evidente desde la 2ª sesión, que se realizó a los 7 días de la 1ª. La mejoría ha sido sostenida y la dermatitis aparece ocasionalmente de forma marcadamente atenuada, afectando superficialmente a uno o dos dedos y controlándose enseguida con la ayuda de pomadas. Acude a la consulta periódicamente, con intervalos de una a cinco semanas.

5- Jorge, 56 años, acude con dolor ciático agudo que afecta a región glútea derecha con irradiación a región posterior del muslo hasta el hueco poplíteo o la región inmediatamente inferior a él. Comenzó hace varias semanas de manera progresiva y ahora le mantiene postrado.

Está en tratamiento de quimioterapia por un hepatocarcinoma con metástasis vertebrales a niveles D10 y L4, cuyos dolores han mejorado con radioterapia. Tuvo un trasplante hepático en 2.009.

Astenia y fatiga, diarrea crónica con heces sueltas y dolor abdominal, náuseas, hipo, ardor.

La exploración evidencia atrofia muscular avanzada, hiporreflexia y contracturas en piramidal y glúteos, acusada hipersensibilidad.

– Diagnóstico: debilidad muscular generalizada, irritación de las raíces del ciático por metástasis, contractura del piramidal y los glúteos.

– Tratamiento:

1º Medicina Manual: uso de técnicas con extrema prudencia y cuidado, estiramiento muscular de piramidal y glúteos, técnicas de liberación miofascial y desfibrosantes en glúteos y piramidal.

2º Acupuntura con puntos sobre las inserciones sensibles.

– Evolución: marcada mejoría del dolor tras la 1ª sesión. Volvió a por una 2ª sesión 3 semanas más tarde para consolidar la mejoría.

6- Alberto, 32 años, acude a consulta por contracturas dorsales, cervicales, occipitales y cefaleas que relaciona con el stress laboral y familiar.

AP de hernia hiatal discreta, epigastralgia, digestión lenta con meteorismo, discreta rinitis primaveral

La exploración muestra hiperlordosis lumbar y tensión muscular acusada a nivel cervical y dorsal, con dolor a la presión axial y lateral de las apófisis espinosas de D7 y D9.

– Diagnóstico: tensión muscular acusada y DIM de D7 y D9 debidos a la hiperlordosis lumbar constitucional y a sobrecarga postural relacionada con el stress.

– Tratamiento:

1º M. Manual: técnicas de liberación miofascial, estiramiento muscular a nivel  paravertebral cervical, dorsal y lumbar, movilización de la cintura escapular y técnicas de energía muscular en D7, D8 y D9.

2º Acupuntura: puntos locales cervicales, dorsales y lumbares elegidos según su hipersensibilidad y criterios de MTC y puntos distales según leyes de MTC.

– Evolución: alivio de las contracturas con marcada reducción de su intensidad y su frecuencia desde la 1ª sesión. Acudió a una sesión cada 4-8 semanas durante 7 sesiones.

7- Amelia, 47 años, acude por rizartrosis y dolores reumáticos en ambos pulgares, sobre todo el derecho, cervicalgias y dolor en los hombros.

AP de mastectomía y quimioterapia por carcinoma in situ, 5 hijos (3 partos naturales y 2 cesáreas), contracturas cervicales, traumatismo en hombro derecho con desgarro muscular de redondo menor, rotura traumática de ligamento cruzado, dolor de la articulación temporomandibular y bruxismo, por lo que utiliza férula nocturna. Sufre un stress familiar y laboral acusado y juega al golf.

La exploración evidencia marcada contractura en paravertebrales cervicales y dorsales, trapezios, romboides y redondos, dolor a la palpación de las apófisis espinosas de C5, C6, C7 y D1, debilidad muscular generalizada e hiporreflexia en EESS.

– Diagnóstico: artrosis y debilidad muscular acusados, junto con stress, favorecen las contracturas por sobrecarga y probables protrusiones discales cervico-dorsales.

– Tratamiento:

1º M. Manual con técnicas en cuello, hombros, brazos y pulgares: liberación miofascial, estiramiento muscular, técnicas de energía muscular y tracciones.

2º Acupuntura: puntos de hipersensibilidad local en cuello, hombros y manos y puntos distales relacionados.

– Evolución: marcada mejoría desde la 1ª sesión. Acude a la consulta periódicamente, con intervalos de 4 a 8 semanas.

8- Javier, 50 años, acude por dolor ciático irradiado a la región posterior del muslo, gemelo y dorso del pie derecho. Comenzó recientemente de forma progresiva y sin desencadenante.

AP de esplenectomía por esferocitosis hereditaria con anemia, rinitis alérgica e insomnio, toma medicación antidepresiva.

La exploración demuestra contracturas lumbar, glútea, isquiotibial y de gemelos y limitación en la dorsiflexión del pie y el dedo gordo, debilidad e hiporreflexia.

– Diagnóstico: probable prolapso discal a nivel lumbar por sobrecarga postural evidenciado por signo de Lasegue y dolor a la palpación lateral de la apófisis espinosa de L5.

– Tratamiento:

1º Medicina Manual: técnicas de liberación miofascial a niveles lumbar y sacro, estiramiento muscular en glúteos, psoas-iliaco, isquiotibiales y gemelos, técnica del volante en iliaco derecho.

2º Acupuntura: puntos locales a nivel lumbar, sacro, glúteo y pie elegidos por su hipersensibilidad y criterios de MTC..

– Evolución: alivio desde la 1ª sesión y marcada mejoría desde la 3ª.

9- Dolores, 67 años, se presenta con dolores en rodilla derecha tras reparación quirúrgica de fractura de meseta tibial y supracondílea del fémur y lumbalgias con dolor en banda que irradia bilateralmente hacia ambas palas iliacas por hernia discal L5/S1. Antiguo esguince mal curado en tobillo izquierdo.

AP de extirpación de nódulos tiroideos hace 7 años (terapia hormonal con eutirox 100), cirugía de hemorroides y fisura anal por estreñimiento pertinaz.

La exploración evidencia fibrosis en cicatrices, debilidad de la musculatura de la pierna derecha, artrosis con dolor en regiones interna y externa de la rodilla.

– Diagnóstico: gonartrosis, particularmente en la rodilla operada, acortamiento muscular por tensión y fibrosis postquirúrgica. Hay integridad de ligamentos y meniscos.

– Tratamiento:

1º M Manual: técnicas de estiramiento muscular y liberación miofascial de lumbares, sacroiliaca, coxofemoral, rodillas y tobillos, tracción y bombeo de ambas rodillas y de tobillo izquierdo.

2º Acupuntura: puntos hipersensibles en regiones lumbar, sacroiliaca, en musculatura y tendones alrededor de ambas rodillas y del tobillo izquierdo. Puntos distales elegidos según criterios de trayecto de canales y sus funciones.

– Evolución: marcada mejoría desde las primeras sesiones y acude a consulta periódicamente.

10- Yolanda, 46 años, se presenta con dolor ciático que irradia desde la región glútea hacia la cara lateral del muslo y a la cara posterior de rodilla y pierna, sin alcanzar el pie. No ha existido desencadenante traumático, sino una situación de stress familiar.

AP de lumbagos subagudos, HTA discreta, taquicardias, hipercolesterolemia, síntomas de colon irritable, cefaleas occipitales.

La exploración evidencia afectación de la articulación sacroiliaca, con puntos gatillo en piramidal y glúteos, hipersensibilidad a la presión lateral derecha de L5, reflejos conservados.

– Diagnóstico: tensión muscular por stress y sobrecarga de la articulación sacroiliaca y de L5/S1, con posible protrusión discal en la misma.

– Tratamiento:

1º M. Manual: liberación miofascial, estiramiento de piramidal, glúteos, tensor de la fascia lata, gemelos; técnicas de energía muscular para L5; técnica del volante.

2º Acupuntura: puntos locales a nivel lumbar, sacroiliaco y pierna y distales según MTC.

– Evolución: mejoría marcada tras la 1ª sesión y vino a una sesión más a los pocos días.

BIBLIOGRAFÍA

–       “The role of connective tissue as the physical medium for the conduction of heaaling energy in acupuncture and rolfing” de Dick Larson en American Journal of Acupuncture.

–       “Acupuncture, trigger points and musculoskeletal pain” de P.E. Baldry, editorial Churchill Livingstone.

–       “Biomedical acupuncture for pain management, an integrative approach” de Ma y Cho, editorial Elsevier-Churchill Livingstone “A new american acupuncture, acupuncture osteopathy, the myofascial release of the bodymind ´s holding patterns” de Mark Seem, editorial Blue Poppy Press.

–       “El tratamiento ortopédico de la Medicina Tradicional China” de Zhengguang, Shuchun, Liangyi y Zhaofu, de Ediciones en lenguas extranjeras de Beijing.

–       “Dolor de espalda” de Hernán Silván.

–       “The web that has no weaver” (La trama sin tejedor) de Ted Kaptchuck.

–       “Acupuncture energetics, a clinical approach to physicians” de Joseph M. Helms, ed. Thieme.

–       “La biología de la luz” de Fritz Albert Popp.

–       “Bioenergética y ciencia” de Jorge Iván Carvajal.

–       “Scientific basis of acupuncture” de Bruce Pomeranz.

–       “Basics of acupuncture” de G. Stux, ed. Spring-Verlag.

–       “Participación segmentaria y mecanismos superiores” en “Bases neurobiológicas de las reflexoterapias”

Deja un comentario

Archivado bajo Física, Neurología, Reumatología, Traumatología

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s